lunes, 23 de febrero de 2009

la huasteca potosina y la sierra gorda de queretaro parte 1: Río Tampaón y Cascada de Tamúl

Se hizo un viaje de la escuela hacia lo que es la huasteca potosina y la sierra gorda de queretaro, sierras ubicadas en los estados que conforman su nombre. el viaje se hizo de la siguiente manera:
salimos el jueves por la tarde, hasta llegar por la noche a Cd. Valles, ubicado en el estado de San Luis Potosí. 

al siguiente dia tomamos camino, aqui comenzo la aventura. amaneció nublado, y la tierra del la carretera estaba muy mojada. En una de las curvas, el autobús no alcanzo a dar vuelta y de alguna extraña manera, se atasco. Nos tuvimos que bajar del autobús y esperamos un buen rato, pero nada, la situación empeoró ya que el camión cada vez se atascaba mas y se iba acercando cada vez mas al barranco. El guia, al ver la situación, nos dijo que caminaramos un poco, en lo que se veia alguna solución. Después de caminar unas dos horas por el camino arcilloso, además de andar descalzo (muchos de nosotros andabamos en chanclas y no podiamos caminar mas), mis pies estaban molidos por el camino lleno de piedras. 
Este camión nos llevo por el resto del camino hasta que llegamos a una parte donde el terreno se levantaba un poco... en pocas palabras... no pudo subir la loma. Todos nos bajamos del autobus y los hombres tratamos de empujarlo solo para darnos cuenta que era inutil; el camion se regresaba, casi atropellandonos. Con unos remos que teniamos, comenzamos a rellenar de tierra el lodo, para quitarle un poco lo resbalozo... casi se puede decir que hicimos el camino. Y tras varios intentos, logramos subir. 
Llegando al final del camino, nos bajamos y caminamos por un espacio abierto, donde habia muchas vacas y cacas de las mismas, pero al final valió la pena todo el recorrido. Llegamos al río Tampaón, el agua parecia de alberca, tenia una tonalidad turquesa y estaba rodeado de montañas, un panorama hermoso, único, nunca habia visto algo parecido. Nos subimos a unos botes y remamos un rato, hasta que al final llegamos a la cascada de Tamul, que impresionante vista. A pesar del clima nublado y la lluvia ligera, el paisaje no perdia su encanto. Nos quedamos un rato viendo la cascada y algunos nos echamos unos clavados al agua que estaba riquisima, no fria ni caliente, perfecta. Ya de regreso llegamos a una cueva de donde brotaba parte del agua que daba al río y posteriormente regresamos. 


Yo nunca habia oido hablar de este río, y sinceramente lo recomiendo al 100%, es un lugar excelente para hacer contacto con la naturaleza y la belleza que esta nos puede obsequiar.